Sopor

21 de abril de 2008

 

"Te extraño" ya son palabras rebuscadas en nuestra historia.
Si, lo cotidiano ya es extraño para mi. Los viajes, las canciones.
Y no sé, ya "Te extraño" suena mas a orgullo que al fin propio de la frase.
Debe ser porque en realidad nunca exististe, o porque ya he madurado
lo suficiente como para reconocer que en realidad no eras tan "E-S-P-E-C-I-A-L"
como quise que fueras.

Debo reconocer que lo nuestro era una quimera, una ideologia, una metafora.
Una suerte de broma mal explicada, una paradoja al Santo Quijote y su Virgen Dulcinea.
Y como tal era mejor ponerle fin.

Ya tu recuerdo no me ocasiona nada, creo que es verdad eso de que la retorica:
"Soy feliz, no por el hecho de haber pasado tanto tiempo sufriendo, sino por que ahora he salido de aquel hoyo en el que estaba inmerso", o algo asi.

Palabras finales ya no son necesarias, ya que las puse hace mucho tiempo,
solo espero poder abrir el corazon para un mundo nuevo alejado del sopor
que me impide ver las cosas con claridad.